sábado, 23 julio 2016

Comunion.us

E-mail

 

Teniendo en cuenta que la Comunión es, además de un acto religioso una celebración social en la que un día u otro nos vemos todos implicados, porque ni los hijos ni los padres están dispuestos a renunciar a ella, voy a abordar a partir de éste y en los sucesivos domingos, una serie de palabras cuya explanación puede contribuir a clarificar el significado de este rito desde una perspectiva básicamente antropológica.


comunionCommunio, es la palabra y la idea latina que hemos traducido por Comunión. Existía en latín antes de ser adoptada por la Iglesia como nombre del rito central de su liturgia. Communio, legis llamaban los romanos a la comunidad de leyes, es decir al hecho de estar afectados todos por las mismas leyes; communio vocum et literarum, a la comunidad de lengua y literaturia; communio sánguinis llamaban a la comunidad de sangre. El término procede directamente del adjetivo communis, que significa común.


De éste deriva la palabra communitas, que traducimos por comunidad. Para los romanos, además del valor que actualmente damos a esta palabra, tenía el de sociabilidad, amabilidad, afabilidad, que hemos descartado. La palabra, que en griego denominaba a la comunidad de los cristianos era ekklhsia (ekklesía), que significaba y sigue significando asamblea, congregación, comunidad. Es la que hemos traducido nosotros como iglesia, con la que denominamos tanto los lugares de reunión de los cristianos como las comunidades de los mismos, y especialmente, en mayúscula, la comunidad de todos los cristianos.


En la Iglesia católica, se ha denominado comunión al acto de recibir el cuerpo de Cristo porque se entendió como el acto comunitario por excelencia, el que congrega y mantiene unida a cada comunidad cristiana y a todas entre sí; y porque este concepto venía dado ya en los llamados sacrificios de comunión, concepto preexistente en todas las religiones, que distinguían los sacrificios de los que comía toda la comunidad, de aquellos que estaban reservados sólo a los sacerdotes, y de los holocaustos, que estaban reservados sólo a los dioses.


Llame Gratis:  1-866-COMUNION  (1-866-266-8646)

 
Latinos