sábado, 19 enero 2019

La Misa de la Primera Comunión

E-mail

 

La primera comunión, se celebrara con una misa solemne, que se diferencia de una misa común, debido en que ésta estará dedicada especialmente y exclusivamente, para el niño que recibirá a Jesucristo por primera vez.


comunionEntrada
El sacerdote, sale al atrio de la iglesia y ahí pronuncia unas palabras de bienvenida para el niño y los dos entran al templo en procesión con los acólitos, que ese día pueden ser los hermanos, primos o amigos del festejado. Al frente de la asamblea estarán los papás y los padrinos del niño que permanecerán a su lado durante toda la ceremonia, ya que ellos fueron los que lo introdujeron a la vida cristiana en el Bautismo, hicieron las promesas bautismales en su nombre y se comprometieron a educarlo en la fe y ayudarlo siempre en su camino hacia la santidad.


Las Lecturas
En la misa de una Primera Comunión, las lecturas, el salmo y el Evangelio pueden ser seleccionados con anterioridad por el niño y sus padres. Generalmente, se eligen pasajes que hacen alusión a la Eucaristía.


El niño debe escuchar las lecturas con atención, estando consciente de que, es el mismo Dios quien le está hablando de una manera personal y con un mensaje específico para él.


En esta ocasión, el niño puede seleccionar a las personas que él desee para que lean las lecturas y el salmo. Generalmente son los padrinos, los abuelos o algún amigo muy especial.


La Homilía
En la misa de una Primera Comunión, la homilía está totalmente dirigida al niño y a su familia. El sacerdote, explica el contenido de las lecturas y el significado del sacramento que el niño está a punto de recibir, pero lo hará en un lenguaje accesible para el niño, dirigiéndose a él por su nombre y hablándole de sus realidades como hijo, hermano, amigo y estudiante.


El niño debe escucharla con atención. Es Dios el que le habla a través del sacerdote y sus palabras pueden dejar un sello imborrable en el alma del niño.


Renovación de Promesas Bautismales
Al terminar la Homilía, el niño se pondrá de pie junto con sus padres y padrinos y se llevará a cabo la renovación de las promesas del Bautismo. En este momento se enciende la vela con el cirio Pascual. Es un momento muy importante, pues el niño hará conscientemente las promesas que el día del Bautismo sus padrinos hicieron en su nombre.


La Oración de los Fieles
En este momento la asamblea, se pone de pie para pedir juntos y en voz alta a Dios por la fidelidad y santidad del niño que hará su Primera Comunión. También, se puede pedir por cosas que le interesan a toda la Iglesia; el Papa, los enfermos y los pobres, pero se puede aprovechar este momento para pedir por las necesidades específicas de la familia del festejado.


El Credo
Todos los asistentes, pronuncian de pie y en voz alta la oración del Credo en la cual se encuentran resumidas en doce artículos todas las verdades de la fe católica. El niño, que hace la Primera comunión confirma su fe delante de todos los presentes.


Al decir la palabra Creo, declara que se olvida de todos los prejuicios humanos para dejarse caer con confianza en las manos de Dios Padre Todopoderoso; declara que está seguro de que Jesucristo es el Salvador de los hombres y que siguiendo sus enseñanzas encontrará la felicidad.

 
Red de Sitios Latinos
 
Latinos